Lovecraft va a las películas

Alejandro Galván

Abres una puerta con la llave de la imaginación. Más allá, está otra dimensión. Una dimensión de sonido; una dimensión de movimiento; una dimensión de la mente. Te mueves en una tierra de tanto sombra como sustancia; de cosas y de ideas. Acabas de cruzar a la dimensión desconocida de las charlas de Cine. Hola, querido lector, seas bienvenido.

Howard Philips Lovecraft ha sido llamado el autor americano de terror más influyente del siglo XX. ¡Y con buenas razones! No solo ha logrado penetrar en la mente de diversos escritores, sino también de cineastas de renombre. Llegándose a desarrollar un vasto subgénero de obras que incorporan elementos Lovecraftnianos.

Tal es la cita de este mes: charlar sobre el terror cósmico.

Hablar de Lovecraft y el cine parece complicado, pero yo creo que no lo es. Hay que admitir que su estilo es difícil de emular en la pantalla grande (por su preferencia de la atmosfera y tono sobre una trama súper-estructurada), pero eso no ha detenido a numerosos cineastas para recrear sus cuentos y novelas cortas.

Para ser sincero cuando vi las películas basadas en los trabajos de Lovecraft no quedé muy impresionado. Pareciera que son pocos los directores talentosos que se han puesto el reto de adaptar los relatos del escritor estadounidense. Aunque eso sí, me gustó bastante la imaginación con la que se contaron estos.

De modo que, la mayor parte de la influencia de Lovecraft está presente como elementos narrativos. Varias series de televisión y películas se han dedicado a adaptar el concepto del terror Lovecraftiano a sus respectivos medios.

De esta manera, hoy voy a tomarme el tiempo de platicarte un poco sobre la relación que ha tenido Lovecraft con el cine. Por lo que vamos a revisar tres películas cuyo tema central es la literatura de este escritor. Empecemos:

The Curse

the-curse
The Curse (1987)

El cuento El color que cayó del cielo ha tenido tres adaptaciones a la pantalla grande. La primera allá por los 60s con Boris Karloff,  aunque más recientemente hubo una italiana (aunque bastante oscura y difícil de encontrar) y esta.

Protagonizada por Will Wheaton (sí, ese Will Wheaton) y siendo el debut como director de David Keith, The Curse (1987) relata los sucesos en la granja de los Crane cuando un meteorito cae del cielo y empieza a alterar el agua y la tierra de su propiedad.

Zack (Wheaton) deberá enfrentarse no a la amenaza alienígena, sino que su padrastro y hermanastro se pondrán contra él, mientras su madre no podrá hacer nada para detenerlos.

La película es genérica con sus planos y bastante mala para resolver su conflicto, aunque aun así lo hace. Como aspecto optimista, pienso que tiene unos huevos enormes al momento de tratar con seriedad  temas de abuso familiar, así como no caer en final trillado, de esos en los que todo sale bien (no es spoiler, la película abre con una escena del final y no tiene un tono muy rosa que digamos).

Considero que esta película vale enteramente la pena.

H.P. Lovecraft’s: Necronomicon

necronomicon
Necronomicón (1993)

Por otro lado, tenemos a Necronomicón (1993) que, siguiendo la tendencia del momento, es una película antológica que cuenta tres relatos de terror. Esta producción adapta tres cuentos del autor estadounidense: The Rats in the Walls, Cool Air y The Whisperer in Darkness. Además de que inventa una trama para unificar los tres cuentos.

Como base tenemos la historia de Lovecraft (Jeffrey Combs), ahora un personaje ficticio, que visita un monasterio en el que cree que el Necronomicón está guardado. Como un gesto de humor se alude que las historias que relata Lovecraft no son ficticias sino interpretaciones del mundo que solo él conoce. Lovecraft llega a donde se encuentra el Necronomicón y lee los pasajes que se le manifiestan. De este modo las historias se desencadenan.

Ninguna lista podría estar completa sin alguna alusión al tan famoso libro de este célebre autor. Tenemos que el Necronomicón es, junto con los mitos de Chtulhu y los Antiguos, de los elementos mejor conocidos por el público. Además de que ha servido de base para la creación de varias películas, entre ellas Evil Dead (1981).

De este modo, el valor de esta película no yace en las historias que cuenta (por muy interesantes que sean ya que de hecho toca temas sensibles como la pérdida de un ser querido o el miedo a ser madre) sino en la manera que interpreta a Lovecraft y su legado literario.

 The Re-Animator

the-re-animator
The Re-Animator (1985)

Basada en el relato corto Herbert West–Reanimator, The Re-Animator (1985) es una película que dista mucho de “dar miedo”. Pareciera que el objetivo más bien era causar intriga e interés por la sustancia verde fosforiloca que tiene nuestro científico loco también.

Nuestro monstruo en esta película no es un ser del espacio o un Dios iracundo. Es más bien algo que nosotros mismos hemos desarrollado: un producto de la ciencia. La ciencia nos permite conocer más sobre nuestro mundo y sobre nosotros. Pero este conocimiento se vuelve atemorizante cuando descubrimos que, por ejemplo, la voluntad humana está determinada por un área específica en el cerebro o que somos simplemente un conjunto de funciones cuyo único objetivo biológico es la perpetuación de nuestros genes. O al menos esta es la visión que se tiene en The Re-Animator

Herbert West es un científico que ha logrado desarrollar una pócima para vencer a la muerte, más aún necesita perfeccionarla. Su ambición es finalmente una obsesión que resulta trágica para la vida de Dan Cain y Megan Halsey, dos estudiantes de medicina que buscan lo mismo que West: lograr que la humanidad tenga una vida longeva.

Un concepto realmente único. Es fácil dejarse engañar por la comicidad patente en la película (especialmente en la ridiculez en la que se manejan los sucesos) por lo que yo recomiendo reflexionar un poco sobre lo que pasó. Particularmente sobre el arco de personaje de Dan, porque pareciera que no cambió a como estaba en el principio, pero eso puede ser parte del mensaje.

Lo dejo a tu criterio.

Si eres avispado habrás logrado observar que algunos elementos concretos del trabajo de Lovecraft han llegado a desatar la imaginación de diversos creadores. Tal es el caso de la sexualización del trabajo de Lovecraft. Pareciera que hay una regla no escrita al momento de adaptar una película de nuestro autor en cuestión: Deberás mostrar senos y actos sexuales aun cuando eso no es parte de la trama. ¡Pobre Lovecraft! El hombre llegó virgen hasta sus 33 años y sus trabajos han llegado a ser convertidos en porno soft-core. Algo hay de extraño con los tentáculos que llaman la atención de la libido.

De cualquier forma, sabiendo esto no creo que podamos contradecir la afirmación que mencioné en un principio. La imaginación de Lovecraft tiene sus propios tentáculos, llegándonos en formas que nunca imaginamos.

Debo confesar que traer hoy estas películas basadas en los trabajos de Lovecraft ha sido una verdadera empresa. No pienses que son pocos los filmes que se han hecho; muy lejos de eso, hay una cantidad exorbitante de trabajos. El problema es que está muy cabrón encontrarlas.

Pensé que por la fama y popularidad enorme que tienen películas como The Re-Animator (1985) y Evil Dead (1981) uno podría fácilmente encontrarlas. Sin embargo, por eso se les llama cult movies: no son fáciles de hallar puesto que solo le gustan a un nicho de personas y esto causa que haya pocas copias disponibles. Es por ello que en esta lista te traigo las más conocidas adaptaciones de Lovecraft.

Para resumir, hemos de concordar que ha sido inmensa la influencia que ha tenido este autor americano en el cine. Nos han llegado elementos Lovecraftnianos de distintas maneras. Siendo que directores de renombre como John Carpenter o Guillermo del Toro han admitido haber incorporado estos elementos en sus películas.