Entrevista a Liliana Blum: Los demonios de la cotidianidad y la censura en la literatura

Liliana Blum

Fecha de la entrevista: 18 de abril de 2018

Aunque nuestro primer encuentro con Liliana Blum fue en el Segundo Festival Internacional de Novela Negra “Huellas del Crimen” en el Centro de las Artes de San Luis Potosí, tuvimos oportunidad de entrevistarla hace unos días sobre su última novela, El monstruo pentápodo, publicada en 2017 por Tusquets Editores, donde anteriormente publicó Pandora (2015).

Alaide Morán: He leído que te inspiraste en otros libros, los cuales, de hecho, citas en forma de epígrafe al inicio de cada capítulo, así como en casos reales, ¿por qué crees que es importante escribir sobre ello o por qué elegiste hacerlo tú?

Liliana Blum: No es que me inspirara de esos libros que menciono a manera de epígrafe entre los capítulos de mi novela, sino que se trata de textos que había leído desde hace años y que de alguna manera fueron moldeando y justificando mi interés por el tema en particular de la pedofilia. Me hubiera encantado agregar Billy, de Whitley Strieber, que recién terminé hace como una semana, y que retrata un perverso y patético monstruo pentápodo. Lamentablemente no lo leí a tiempo.  Esto de los epígrafes sirve un doble propósito: una especie de homenaje a libros que son importantes para mí, pero también un mensaje al lector para decirle: “yo no he descubierto el hilo negro: hay una gran tradición literaria en relación a este tema.”

el mounstruo pentápodo

AM: ¿Cómo fue el proceso de escribir desde la perspectiva de Raymundo? Me refiero a la construcción del personaje y al escribir, comer, ir al mercado, regresar a escribir de un tema tan escalofriante como lo es el abuso sexual infantil.

LB: El proceso de escribir una novela, cualquier novela, es complicado, pero no por las razones del tema, sino por la estructura y demás detalles técnicos que uno como autor no debe de pasar por alto nunca. Normalmente los temas de los que escribo se mantienen al margen de mi vida, así que puedo convivir con mis hijos, perras, hacer de comer, lavar trastes y ropa como si utilizara un cerebro para eso, y otro completamente distinto (y enfermizo) para escribir algo como El monstruo pentápodo. La construcción del personaje de Raymundo no fue un proceso particularmente difícil; en realidad todos los seres humanos funcionamos igual. Nos mueve el deseo (en este caso un deseo criminal y prohibido, pero deseo al final. No es difícil para mí ponerme en los zapatos de alguien como él.

AM: ¿Qué género consideras que es tu novela y cómo lo definirías?

LB: Aunque a mi novela se le ha llamado novela negra y eso le ha permitido acudir a varios festivales de novela negra, quiero pensar que mi novela es simplemente una novela y ya. El tema de la pedofilia es sólo uno más de los demás que se pueden encontrar en mi libro. Para mí el tema principal en realidad es las relaciones entre hombres y mujeres, la relación de pareja heterosexual y en particular, el por qué las mujeres llegamos a soportar/tolerar ciertas cosas de los hombres. Por lo anterior, mi novela es una novela a secas, que trata un tema algo espinoso en nuestra sociedad porque precisamente nos cuesta hablar de la pedofilia aun y cuando se encuentra básicamente al seno de todas las familias.

AM: ¿Crees que hay o debería haber límites en cuanto a censura de temas en la literatura?

LB: Creo que sí existe cierta censura, y no tanto de parte de las instituciones religiosas que, paradójicamente, cuando condenan algo no hacen más que darle una inyección de vitaminas al marketing: creo nadie le hizo mejor publicidad a la película de El crimen del padre Amaro que la misma iglesia católica al prohibirla. Me parece más bien que la censura viene a veces por parte de las editoriales (cuando determinan que un libro venderá o no según los temas que toca) o bien de los mismos autores, que a veces temen por el qué dirán o buscan complacer al mercado, a su editor, agente, o a las modas. Yo pienso que la literatura no debería limitarse de ninguna manera, empezando por nosotros autores: tenemos que escribir lo que necesitamos escribir sin pensar en nada ni nadie más. Quizá de esa manera perdamos a cierto tipo de lectores, pero nos ganaremos la fidelidad de los lectores que realmente importan. Los que tienen un criterio propio y pueden leer un trabajo de ficción como eso: ficción.

AM: ¿En algún momento al escribir la novela te autocensuraste o alguien más lo hizo?

LB: Yo traté de escribir sin pensar en qué diría mi madre, o cualquier amigo o familiar. Me hice a la idea de que las personas que me leerían no me conocen y que si             llegaban a pensar que yo era una enferma o pervertida, no podía importarme menos. No se puede contar la historia de un pedófilo sin aludir a lo que hacen los pedófilos: violar niños. Si no me hubiera mentalizado de esa manera creo que no hubiera podido escribir una novela así. Por otro lado, la editorial sí tuvo cierto resquemor en publicar El monstruo pentápodo: pensaban que el tema tan fuerte podía ser causa de que muchas personas evitaran leerla. Peor: pensaron que algunos podrían considerar mi novela una apología de la pederastia. Desde luego sólo alguien que no entiende el concepto de literatura en general y de novela en particular podría pensar algo así. Para mi fortuna, la editorial me otorgó su voto de confianza y publicó mi libro.

AM: Por último, ¿estás trabajando en otra obra? si es así ¿podrías contarnos un poco de ella?

LB: Ahora mismo estoy terminando un volumen de cuentos cuyo tema es el desamor. Son historias crudas, distintas y crueles, como casi todo lo que escribo. Habrá, para complacer a varias lectoras que me lo han pedido, dos cuentos que disfrutarán en particular pues serán una especie de spin-off con personajes tanto de Pandora como de El monstruo pentápodo. También planeo escribir una novela que supere a El monstruo… en cuanto a oscura y fuerte, pero lamentablemente aún no he podido comenzar.

 

Alaide Morán es booktuber y estudiante de la Lic. en Lengua y Literatura Hispanoamericanas de la UASLP, en donde participa continuamente en conferencias y eventos dirigidos a la difusión de la lectura.

Twitter :@AlaideMo