Vice: Project Doom (NES): Una joya noventera

Vice: Proyect Doom

Por David Reyes Medrano

Plataforma: NES/ Desarrollador: Aicom/ Lanzamiento: 1991

No, esto no tiene nada que ver con Miami Vice. Lo que es cierto es que este juego abre un camino impresionante de emociones de alto octanaje y escandalosas piezas creativas para dar vida al viejo y desgastado género de plataformas/acción. Básicamente, Vice: Project Doom refresca todo lo que pasó después de la insurgencia de interminables y prosaicos clones de Mario a mediados de los 80’s. No solo cacheteó al grueso de los juegos de plataformas infantilizados de su tiempo, sino que trató de superar a todos los demás juegos de plataformas/acción que le antecedieron.

Por imposible que pueda parecer Sammy USA, una compañía de videojuegos sin mayor relieve, realmente logró dar nuevos aires al género de videojuegos más abusado de la época y sobre todo brillar por incluir otros tipos de jugabilidad, lo que le convierte en un verdadero multigénero. Lamentablemente, el videojuego fue opacado por el estreno del Super Nintendo que salió a la venta el mismo año que Vice: Project Doom llegó a los estantes en 1991. Pero mejor vamos a los argumentos de por qué este es un gran juego que todo coleccionista o entusiasta de los videojuegos de antaño debe conocer.

vide gift
Toma eso

La cruzada del oficial Quinn Hart

Los videojuegos de la era de los 8 bits no son particularmente conocidos por tener una gran trama, especialmente los juegos de acción. Vice: Project Doom, obviamente inspirado en Ninja Gaiden, tiene una historia bastante profunda para su género y está orientada para adultos.

La exposición de la historia se da a través de tres medios. Primero, escenas de diálogo y gráficos, estilo película, con un poco de movimiento a lo largo del juego. Segundo, una breve narración de la historia en el manual de juego, y tercero, el reverso de la caja en la cual se vendía el cartucho. Como se podrán dar cuenta, para obtener la experiencia completa de Vice: Project Doom había que tener todo el paquete original.

El protagonista principal y del cual tomas control es el Oficial “Vice”[1] Quinn Hart, quien por cierto tiene un look que me recuerda a Un Policía Suelto en Beverly Hills. Hart y su compañero, el detective Reese, están encargados de investigar a los fabricantes de una nueva droga llamada Gel, que tiene efectos mortales en los seres humanos. Reese desaparece y se supone muerto. Hart se propone resolver el misterio de la muerte de su amigo y la misteriosa corporación BEDA, la empresa sospechosa de la producción del narcótico y es además una de las principales productoras de armas de última tecnología en el mercado mundial.

Hart también cuenta con la asistencia de su adorable compañera, Christy, quien también es su amante. La socia de Christy, Sophia, también aparece y le proporciona información a Hart sobre la marcha. En el transcurso de 11 niveles, Hart descubre los misterios detrás de la corporación BEDA y la droga Gel, lo cual le conduce a un enfrentamiento turbulento y revelador con Damian Hawke, líder de BEDA, donde al final (spoiler alert) Hart viaja a Centroamérica para investigar y descubrir que la corporación BEDA en realidad es una sociedad secreta de alienígenas que llevan viviendo miles de años en el planeta y que ahora pretenden tomar todo el control de la sociedad humana mediante la suministración de la droga a la población.

Durante la aventura hay un reencuentro con Reese, quien fue mutilado y utilizado para crear a uno de los jefes del juego. Al vencerlo, Reese recobra su conciencia humana e informa a Hart que justo después de su viaje, BEDA secuestró a Christy. En el penúltimo nivel al matar al horrendo jefe, este se disuelve para recobrar la forma de Christy, quien muere en brazos de Hart. Al final resulta que Hart es un clon de Hawke, quien de niño escapó, y que el objetivo de ambos es el administrar y completar el proyecto de sus creadores alienígenos. Obviamente, al matar al último boss, Quinn Hart decide proseguir su vida como agente de la ley.

tumblr_n8n555nb2B1sorarco1_r1_500
El jefe final: no tan tenebroso para los noventa

Una jugabilidad multigénero

Desde el comienzo del juego te encontrarás con tres armas a tu disposición. Hart tiene su confiable látigo láser, que se arquea justo por encima de su cabeza e inmediatamente delante de él, como su arma principal. También lleva una Magnum calibre 44 y granadas para usar contra enemigos, aunque la munición está limitada para estos últimos. Los enemigos derrotados constantemente sueltan munición para reponer tu suministro, por lo que rara vez tendrás tus suministros agotados.

La mayoría de las etapas de Vice: Project Doom son plataformas de desplazamiento lateral. Hay gran variedad de enemigos, desde los humanoides pasando por los monstruos y hasta los enemigos robóticos. Todos ellos son un gran fastidio a lo largo de las etapas. Los controles son simples y directos: presiona B para atacar o A para saltar y presiona el botón direccional hacia abajo para agacharte.

Incluso puedes correr mientras estás en cuclillas, lo que es útil contra muchos de los jefes del juego. Los controles se sienten muy intuitivos y agudos. Prácticamente no hay curva de aprendizaje para el juego. Los comandos de los botones hacen lo que se supone que deben hacer y lo hacen en tiempo. Saltar con Hart se siente muy natural. Muchos juegos de esta era presentaban personajes con mecanismos de salto rígidos o flotantes, y afortunadamente Vice: Project Doom no tiene tales obstáculos.

Lo que principalmente hace destacar a este juego es que además de ser un gran plataformero, es que hay dos niveles de conducción de perspectiva de arriba hacia abajo, al estilo Spy Hunter, es decir un shooter sobre rieles, y otros dos niveles tipo shooter pero ésta vez en primera persona, como en Duck Hunt, pero sin posibilidad de usar la pistola de luz, solo el control: es decir, en realidad este fue un juego multigénero.

Al igual que con los niveles de plataforma, el control es simple y con respuesta efectiva. Para las etapas de manejo, simplemente se dirige el vehículo con el D-pad y se dispara con el botón B. También se puede cambiar de marcha para modificar la velocidad si así se desea, aunque no es realmente necesario. Para los niveles en primera persona, se apunta el cursor con el D-pad, se dispara la Magnum con el botón B y se lanzan granadas con el botón A. Por lo que al igual que con los niveles de desplazamiento lateral de plataforma, los controles también son ajustados y sensibles.

Estéticamente Vice: Project Doom adopta un enfoque maduro y realista, dentro de lo que cabe. Los diseños de los personajes tienen una proporción más natural y son más fieles a la vida real que muchos juegos de su tiempo. Las escenas, que evolucionan la historia entre niveles y batallas con jefes, están bien dibujadas y son similares al estilo de Ninja Gaiden y Golgo 13. El aspecto de algunos niveles del juego parece haber sido inspirado por los juegos anteriormente mencionados, así como otros juegos NES más “realistas” como Castlevania, Contra y Batman.

Vice
No te preocupes nenorro

Los niveles usualmente tienen lugar en ambientes tipo junglas, cuevas y espacios industriales que dan una sensación oscura. Project Doom hace uso de muchos tonos oscuros tipo tierra a lo largo del juego. Pero eso no quiere decir que los gráficos sean lúgubres o blandos, ya que los desarrolladores hicieron un buen trabajo mezclando los colores neón y los contrastes de sombra / luz para mantener las cosas interesantes.

Los efectos de sonido son el estándar típico para un título de NES y no son especialmente notables. El juego presenta una música estupenda y tiene algunas melodías memorables esparcidas en el juego. En general, la música combina bien con la historia, el estilo de arte y la atmósfera general.

Retro reflexión

Vice: Project Doom es también un juego bastante corto y no demasiado difícil, lo que lo hace excelente para un sábado por la noche. La mayoría de los jefes no representan un gran problema una vez que se descubren sus patrones de ataque y movimiento. Claro que hay algunas áreas desafiantes aquí y allá, pero todas las etapas son cortas y se tienen continues ilimitados a disposición. En definitiva, la mayoría de los jugadores no deberían tardar más de cuatro horas, sin práctica, en terminar el juego. Apropiadamente, el jefe final es definitivamente la parte más desafiante del juego, pero no extremadamente difícil, aunque la neta no tiene una apariencia muy peligrosa.

La única queja real que tuve con Vice: Project Doom fue el final. Pensarías que con la buena dosis de escenas y la trama algo profunda para un videojuego de NES, los desarrolladores habrían hecho todo lo posible por darnos un gran y largo final. En su lugar se obtiene una breve aunque interesante escena, los créditos pasan rápidamente, y luego hay una imagen final que hace creer que los desarrolladores pretendían que Vice: Project Doom se convirtiera en una franquicia completa. Y todo eso tiene lugar en menos de 60 segundos. Sin embargo, a pesar del final un tanto abrupto la aventura vale la pena y la historia es atrayente y única en la biblioteca de NES.

Dada la alta calidad de Vice: Project Doom, es un poco sorprendente que el público lo haya ignorado en gran medida, y que continúe languideciendo en relativa oscuridad. Cuando los amigos se sientan y hablan sobre los excelentes juegos plataformeros para el NES, es probable que se escuchen nombres como Castlevania, Ninja Gaiden, Contra y Batman. Difícilmente se mencionara a Vice: Project Doom en una conversación de este tipo, lo que es realmente una pena, ya que obviamente se inspiró en esos grandes títulos e hizo un gran trabajo al volver memorable lo ya explorado.

 

[1] En los países anglosajones un oficial o policía “Vice” está encargado de combatir los delitos concernientes a la prostitución, las apuestas y el uso ilegal de narcóticos.