Anime para Latinoamérica: Crunchyroll desde la Expocomic San Luis 2018

Por Chessil Dohvehnain

San Luis Potosí, México. 18 de diciembre de 2018 (The Fiction Review).

La década de 1990 en México fue una época dorada para la animación proveniente de Japón. Productos como Ranma ½, Pokémon, Sailor Moon y Los Caballeros del Zodiaco entre muchos otros tuvieron una difusión espectacular en televisión abierta por años al grado de que su influencia en la cultura actual aún se resiente. Este año ha podido verse una vez más en la Expocomic San Luis 2018, celebrada el fin de semana pasado en la capital de San Luis Potosí, México.

Para Ryuyin Ovi, coordinador nacional para México de Crunchyroll, el más famoso sistema internacional de streaming de anime en Latinoamérica, el anime y su recepción en el continente ha tenido un crecimiento impresionante.

“Hoy está resurgiendo. La realidad también es que hay muchos sistemas como Netflix que están apostando por el anime, pero Crunchyroll es el servicio que más anime tiene por temporada (arriba de 40 productos diferentes), lo cual le da una mayor apertura de contenido al público. Aunque también tenemos dificultades o cuestiones que no favorecen que llegue de lleno a todas las personas.”

La piratería, comenta en entrevista para The Fiction Review, sigue siendo uno de esos factores negativos. Para Ryuyin la cuestión es que el público no tiene muy clara la diferencia entre un consumidor de anime y alguien que solo lo ve. El consumo de anime (compra de servicio de streaming o adquisición de material), como uno de los principales motores de inspiración para el cosplay, necesita ser una realidad más palpable ya que esto tiene un impacto directo en la disponibilidad de tales contenidos para el público de habla hispana.

Japaniseee.jpg
Ryuyin Ovi y Chessil Dohvehnain

“Si tú ves los números, es alarmante el ver cuánto producto oficial se consume realmente a nivel mundial. Por ejemplo hace poco en Japón la empresa Kadokawa, una de las más grandes de anime a nivel internacional responsable de obras como Overlord, KonoSuba, Tanya The Evil o Re:Zero, anunció felizmente que entre las cuatro series habían vendido 500 mil blue-ray a nivel internacional. Sacando los números realmente no es una venta muy significativa. ¿Tan solo cuantas personas hay en San Luis Potosí? Sí, hay más apertura hacia el anime, más gente lo conoce, es ya parte de la cultura popular, pero todavía tenemos esta gran barrera presente en expresiones como ¿por qué voy a pagar por ver algo intangible cuando lo puedo ver gratis?”

El costo del servicio de streaming Premium que ofrece la plataforma es hasta el momento, al menos para México, el más bajo de la variedad de servicios similares ($69 pesos mexicanos al mes), además de poseer un catálogo amplio y una novedosa propuesta de interactividad e incentivación para con los consumidores. Algo que Netflix jamás haría.

“Aunque yo lo vería por otro lado: cuando alguien contrata Crunchyroll, esa persona se vuelve coproductora del anime. ¿Por qué lo puedo decir así? Gracias a los usuarios Premium se han coproducido más de cincuenta animes a través de la plataforma; gracias a ellos se está volviendo a traer el doblaje a Latinoamérica; gracias a ellos en 2017 se destinaron más de 100 millones de dólares a la industria del anime. O sea, todo esto es gracias a los usuarios Premium. Por ejemplo, el anime A place further than the Universe (2018) está dentro del top ten de las mejores series internacionales del año según The New York Times.”

Además de que dicha serie es una coproducción de Crunchyroll. Para Ryuyin Ovi, consecuente visitante invitado de la Expocomic San Luis y amante de la comida local, el cambio de perspectiva entre las poblaciones consumidoras de anime es lo que está logrando que Japón vuelva la mirada hacia Latinoamérica como un área de oportunidad donde los consumidores están dispuestos a ser parte del movimiento y apoyar.

Redes:

Facebook: Ryuyin Ovi

Instagram: ryuyin_ovi

Facebook: Crunchyroll.la